Páginas vistas en total

miércoles, 4 de abril de 2012

Entre ruinas, interior Hotel Termas El Sosneado, Mendoza, Argentina

Mapa indispensable para llegar al Hotel, como verán ahisíto del límite con Chile, en plena cordillera de los Andes.
Para la década de los 50, importantes obras viales habían mejorado el camino utilizado para llegar al emprendimiento, como así también la llegada del FC del Oro Negro, que partiendo de San Rafael, llegaba a Malargüe pasando por la estación El Sosneado a la vera de la RN40, pero al contrario de lo supuesto tales facilidades no ayudaron para que a partir de 1953, el Hotel empezara un decaimiento sostenido que terminó por rematarse al ser víctima de un alud que destruyó la cocina y otras áreas de servicio. Los propietarios decidieron no reinvertir en la reparación de lo destruído quedando así el otrora lujoso hotel de montaña convertido en un yaciente esqueleto gobernado por el frío cordillerano.
A continuación dejo un extracto de la versión oficial dicha por los propietarios actuales del terreno en donde se asienta el edificio, sobre los motivos que iniciaron la debacle del proyecto.
"Durante el primer gobierno de Perón, con el cambio de las leyes sociales y de trabajo, los empleados del hotel se sindicalizaron y pidieron, entre otras cosas, cobrar todo el año, cuando el hotel era operativo sólo 4 meses al año.
Se inició un juicio y se estaba llegando a la expropiación, cuando el dueño de ese momento, la familia Romero Dey (si mal no recuerdo), viendo perdida su propiedad lo desmanteló.
El resto del despojo que luce hoy lo hicieron los lugareños y visitantes, que han llegado a tomarse el trabajo de derribar paredes de hormigón armado sin ninguna otra intención aparente que destruir.
La construccion es colosal, hecha en hormigón (recién se conocía este material) y piedra del lugar perfectamente labrada, no habiendose usado ni un sólo ladrillo
Estaba incluido en la llamada "ruta imperial", que es una cadena de lugares de vacaciones para la nobleza inglesa y los altos funcionarios de ese estado.
Nosotros estamos en posesión de ese lugar desde hace unos 15 años, en búsqueda permanente de la forma de rehabilitarlo, tramitando créditos y buscando inversores.
Actualmente nos encontramos a punto de encarar un emprendimiento turístico, en principio limitado, con la intencion principal de preservarlo".

Gabriel Romero Díaz, actual propietario

Bueno nada dice del alúd, cosa que sí dicen los baqueanos y quienes parecerían saber sobre la historia del lugar, personalmente creo que los dos motivos, el natural y el cultural ayudaron para que el Hotel terminara siendo sólo un recuerdo más.

2 comentarios:

  1. Fue un placer recordar a través de tu narración y tus siempre bellas fotos, este lugar al que fui hace bastantes años! Por entonces tenía una Nikon Manual (FM), y recuerdo que tomé 6 rollos (de 36 fotos cada uno), sólo en todo este recorrido que hiciste vos! Una señora muy mayor, mendocina, me dijo: "pero le has sacado una foto a cada cerro!!" Je! Gracias por estas historias y por estas aventuras fotográficas que nos llevan a parajes tan bonitos de nuestro país! Un abrazooo Rodo

    ResponderEliminar
  2. Gracias como siempre por tu tiempo dedicado y como dato que teje un hilo conductor con tu relato, mi hoy se confunde con tu por ese entonces, porque las fotos en su gran mayoría están tomadas con una Nikon manual (2000), tendré que cambiarla o seguiré en la noche de los tiempos. Abrazo grandote!!

    ResponderEliminar